«Era él o yo»: mujer asesina a su marido tras sufrir nueve años de agresiones

«Era él o yo»: mujer asesina a su marido tras sufrir nueve años de agresiones

Cansada de los abusos que sufrió por nueve años, Jéssica Osorez no aguantó más y la noche del 21 de septiembre de 2020 dio muerte a su marido de una puñalada. Desde ese día la mujer quedó en arresto domiciliario, pero esta semana la Justicia de Tucumán, en Argentina, la absolvió por ser víctima de violencia de género.

«Era él o yo»

La noche del crimen Javier Hernán Gómez, el esposo de Jéssica llegó borracho y la forzó a mantener relaciones sexuales. Ante la negativa de la mujer, Gómez comenzó a agredirla sin importar la presencia de sus hijos en el lugar.

«Me quería obligar a hacer cosas que no quería. Entonces empezamos a discutir y le dije que se vaya. No quería irse, me empezó a forzar en la cama y mi bebé lloraba. Le decía ‘no te importa ni tu hijo’ y ‘hasta aquí llegué’. Empezó a estrangularme hasta que salí de la pieza y él me siguió. Ahí me empezó a pegar y a decir que andaba con diez mil hombres. Le decías no y para él era sí», contó Jéssica en febrero pasado a TN.

En ese momento Jéssica entró a la cocina y Gómez le comenzó a pegar. «Yo me defendí con el cuchillo. Nunca fue mi intención acabar con la vida de él, ni vivir todo lo que vivo por esa maldita noche. Me defendí de que él no me mate. Esa noche era él o yo. Estoy muy arrepentida porque no soy una mala persona», recordó.

Víctima de violencia de género

Desde esa noche Jéssica, quien tiene dos de Gómez además de una niña de una relación anterior, quedó bajo arresto domiciliario. La fiscalía pedía una condena de ocho años en su contra, pero la justicia tucumana señaló que la mujer actuó «en legítima defensa«.

«Pido perdón sinceramente porque soy madre y sé el sufrimiento como madre. Yo entiendo el dolor que ellos llevan (la familia de Gómez). Yo lo entiendo porque yo también vivo día a día el dolor. Solamente oro y le pido a Dios que (a su marido) le perdone sus pecados y esté en un mejor lugar», dijo Jéssica tras conocer el fallo según reporta Clarin.

«Yo me aguanté miles de golpes, de humillaciones, nadie sabe lo que uno pasa entre cuatro paredes… ¿Qué pasaba si él me mataba a mí? ¿Qué sería de mis hijos? No soy una criminal, les pido otra oportunidad, señores jueces, por la vida de mis hijos y para que ellos sean gente de bien el día de mañana», había dicho acongojada la mujer momento antes de la resolución judicial.

En fallo unánime, la mujer quedó libre de toda culpa al tratarse de un caso de violencia de género. Ahora Jéssica se encuentra feliz de que podrá dar a luz a su cuarto hijo sin la tobillera electrónica que portó durante un año.